26 may. 2017

VOLAR EN LEON


Cronica y fotos de Patricio Ruiz

¿Cuántas veces os ha pasado que viajando a algún lugar, habéis pasado de largo un sitio
espectacular para volar? ¡A mi unas cuantas veces!
Cuando se viaja al norte, por la AP-66, se pasa por el espectacular viaducto del embalse de los
Barrios de Luna, al norte de León. Desde allí se entra en una zona de espectaculares montañas.
Desde que hice unos vuelos no muy lejos del lugar, en Riaño
(http://hoynovuelo.blogspot.com.es/2008/10/vuelos-en-riao.html), hace la pila de años, soy
admirador de esa preciosa zona (¡igual que el famoso Calleja!).
Bueno, pues esta vez tuve la oportunidad de volver a este sitio y quitarme una espinita que
llevaba clavada mucho tiempo.
Aparcamos la autocaravana por la noche, cerca de la orilla este del embalse. En ésta época
había poca agua, y estaba al descubierto una zona muy grande, libre de grandes obstáculos.
Por la mañana el suelo estaba helado, pero tenía pinta de que en cuanto saliese el sol, se
convirtiese todo aquello en un lodazal.
Al amanecer me puse manos a la obra. Como a veces ocurre cuando tienes prisa, el motor no
quiso arrancar. Ni a la primera, ni a la segunda…. ni a la décima. Me costó arrancarlo casi 3
horribles horas de trabajo, en los que debí de soltar unos cuantos miles de juramentos…. A
pesar de que el suelo ya estaba blandito, pude despegar a la primera. Menos mal.
A los 10 minutos de vuelo, otra vez el motor me dio guerra. Esta vez, el problema era que las
revoluciones máximas bajaron de 9000rpm a 7000rpm, que dan justito para mantenerse en el
aire, sin poder subir más.
Lo cierto es que este fallo me obligó a currarme el vuelo, y aprovechar cada burbujita que me
encontré en el camino para poder ir cogiendo metros, y poder pasar de una montaña a otra. Y
es que a pesar de estar en Diciembre, algo de actividad térmica había.
Ahora entiendo a los que vuelan en libre. Cada metro volado es un logro, y un subidón para la
moral.
A pesar de que el vuelo no fue muy largo (no me fiaba del motor), lo pasé en grande.
Otra aventura fue sacar la autocaravana del embalse. Con el calor, el suelo se convirtió en un
lodazal, y nos quedamos bloqueados en una rampa. Vinieron a empujarla dos guardias civiles
y una familia de vascos, pero 3.000kg eran demasiados hasta para ellos. La sacamos de milagro
después de mucho sufrir.
Los días siguientes estuvimos en Boñar, para pasar allí el fin de año. A pesar de los eternos
problemas de motor, que seguían y seguían, me pude dar otro vuelo desde allí, pasando por el
despegue de libre del pico la Muela (donde había 2 velas despegando), Montuerto y embalse
de Porma.


¡¡VIVA LEÓN!!

FOTOS EN: https://goo.gl/photos/jZ3HW11LaQen8f5t9

No hay comentarios: