28 jun. 2010

Orduña 2010

Los valientes que fueron al festival de Orduña, a pesar de una previsión muy dudosa, se han visto recompensados con unos vuelos antológicos.
Aqui teneis las fotos de....
VICTORNILLO , ROMAN

Y la crónica + fotos de Agustín:

Llegamos el viernes tarde-noche, casi solitos, monto y a volar con Pelayo. Precioso y primer contacto con esos colorcitos verdes que cubren toda la zona. Subimos al despegue de libre, ladera hasta la virgen, paramos motor y bajamos hasta el valle. Pasote.

El sábado tempranito aparece como por arte de magia la caravana de Pako y Bego aparcadita a nuestro lado, toda repleta de churumbeles. Café en el pueblo mientras Román y acólitos ya están volando, y al aire otra vez con Pelayo, intento ir con Pako, pero nuestra anarquía innata nos aleja rápidamente. Seguimos la faja caliza hacia el oeste…. Sin palabras. Escenas y más escenas de belleza. Caballos en el borde del precipicio, buitres y alimoches alrededor (pobres, demasiado temprano para volar ellos….), verde y roca, vaya combinación. Cada zona es más bonita que la anterior. En el valle hay globos volando y no puedo evitar ir a visitarlos.
Víctor y familia ha llegado al poco de despegar nosotros y Pako se lo encuentra por los cielos, también aterriza eufórico.
De vuelta pongo mi cartelito para ver si me sale algún biplaza y nada… salvo uno: un hombre parapléjico muy simpático (bueno creo que tenía parálisis cerebral o algo similar) se anima a volar. Al principio tengo alguna reticencia pero luego me animo, solucionamos de forma sencilla el que mantenga las piernas en los estribos (mediante un poco de precinto) y al aire…. Se lo pasa pipa, y yo también.
Como nos aburrimos, salimos a volar Pelayo y yo de nuevo y al aterrizar la cago: me como el campo y cuando la alambrada se aproxima demasiado, decido volcar el trike. Un cuerno doblado (del trike no mío) y un eje también. Lo peor es la dignidad con todo el público presente…. También la vela se engancha en el alambre de espino y se desgarra un estabilo… Guardo todo compungido, pero por la noche, con una botella de Whisky, la habilidad de Pako, los ánimos de Victor y más precinto para la vela, todo vuelve a funcionar.

El domingo, no demasiado temprano salimos de nuevo a volar, fallo un par de veces (maldito cuerno…..), y vuelvo a volar sólo (Pako y Víctor) ya deben estar por Logroño. Las nubes se enroscan a las laderas, ¿a que huelen las nubes…? Nosotros lo sabemos bien. Pelayo decide dormirse nada más despegar (la madre que lo parió!). Dice que el runrún y el calorcito del mono le incitan a ello. 800 metros de altura, atravesando nubes y se me duerme una y otra vez. Sólo cuando cabecea fuerte, compruebo las cintas para ver que no se me caiga… Le dejo dormir y no se despierta ni con un par giros fuertes.
La gente de vuelo libre copa la ladera, se les ve felices.
Después del sorteo, muchas cervezas y despacito para Madrid.
Todas las fotos las ha hecho Pelayo ( en el vuelo del domingo, se despertaba disparaba y volvía a dormirse…)
A cuidarse, que son dos días.

Agustín