6 jul. 2007

Concentración Valle de Hecho

De nuevo una salida a los Pirineos, son sus impresionantes paisajes. Aprovechamos una concentración de parapente, para conocer el valle de Hecho, de la mano de Asier Garate. El sábado estábamos todos en el campo de aterrizaje de parapente, a las 7 de la mañana, listos para una primera ruta. Además de la gente del club (Pako, Victornillo, Alfonso y Pat), estaban Román Quintana, y un piloto de trike que conocimos por primera vez. El cielo despejado, pero con previsiones de viento fuerte a partir de los 1500m. Despegamos todos bien, pero con largas carreras. Román el primero, probando la Action GT 26, despegaba con los trimmers sueltos....¡vaya carrerón!. Yo preferí andar un poco y salir de una campa cuesta abajo. Lo mismo hizo el del trike, equipado con motor rotax, y vela americana...que vuela a 60km/h. Un "misil" que se pilota ¡con los pies!. Todo un espectáculo. Nos hizo una demostración de velocidad (el más rápido), potencia (vaya forma de subir)....y consumo ¡15litros hora!. Vista la previsión de viento, desistimos de ir a ver de cerca la espectacular pared de piedra de Forca y preferimos ir al sur, por el valle de Hecho. A pesar de tanta montaña, había campos recien segados por todos lados, con lo que los aterrizajes de emergencia estaban asegurados, y pudimos volar tranquilos. Conseguimos (más o menos) ir los 6 juntos, aunque solo 3 de nosotros comunicados con radio. Seguimos el río Aragón Subrodán, hasta el inicio del valle. Raseamos por los inmensos campos de cereales que rodean a N240, y seguimos el curso del río Aragón, hacia el pantano de Yesa. Antes de llegar al pantano Victornillo avisó "¡Alfonso ha caído...Alfonso ha caído!". Se le paró el motor cuando volaba bajo, encima del río. Por los pelos pudo pasar entre dos árboles, tocando uno de ellos con un estabilo, y aterrizar en un pequeño claro. No rompió nada, aunque Victornillo vio como su trike daba una buena vuelta de campana, para aterrizar de pie. ¡ufffff!....todo ok. Nos dijo que siguiésemos ruta, y que trataría de despegar de nuevo. Seguimos hacia el pantano, y volvimos a los 20 minutos a ver por donde andaba. Acababa de pasar todo el equipo al otro lado del río ¡que tío!. Su idea era la de llegar a la carretera para llegar a un campo "practicable" para su carrito. Los demás seguimos camino para volver por la misma ruta. La brisa de valle ya se empezaba a notar, y volvimos viento en cola. Después de casi 3 horas de vuelo, aterrizamos encantados. Tardamos un rato en lograr contactar con Alfonso, que finalmente no había podido despegar. Después mover todo el equipo cruzando un río y conduciendo su trike por la carretera, hasta encontrar un campo "decente", rompió la pala y varios cordinos al intentar despegar ¡¡¡pobre!!!. Fuimos a recogerle. A medio día, una buena comida en Hecho, y siesta en un parque. Luego vimos un rato a los de libre, peleando para despegar con viento fuerte, peleando para mantenerse en el aire (sin mucho éxito) y peleando para mantener las velas sobre sus cabezas (como cobraron...). La prueba de la liga norte se había anulado unas horas antes. Al final del día se calmó un poco el viento, sobre todo la brisa del valle. Pudimos salir otra vez, para un vuelo local. Alfonso sacó su carro biplaza y pudo volar también, con una incauta chica que pasaba por allí. Que tío. Pako y yo intentamos is a Forca, pero al ver que en la entrada del estrecho paso (un venturi de libro) íbamos a 60km/h, no nos atrevimos a entrar. Más tarde, con menos viento, Victornillo y yo entramos, y volvimos un poco antes de llegar al fondo...porque mi motor no me permitió salvar un pequeño obstáculo de 50m ¡puaj!. La vuelta fue rápida, sobre todo para mi, ya que al volver más bajo que Victor, me vi empujado por el viento catabático, que apareció nada más quedarse las montañas en la sombra. Una gozada comprobar por ti mismo lo que has leído en los libros de meteo y de vuelo libre. Por la noche, estupenda cena con todos los inscritos al evento. Muy buen rollo, y la oportunidad de conocer gente nueva, o ver a antiguos conocidos.
El domingo, de nuevo madrugón. A las 7 todos preparando los equipos (menos Alfonso, que solo habría podido volar usando una oveja como pasajera...y no encontró ninguna). El cielo cubierto (mejor...menos brisa de valle), pero en altura, otra vez viento fuerte. Y todos a volar, excepto uno que se quedó en tierra a desmontar el motor, que no le arrancaba ni a tiros ¡ese tenía que ser yo, claro!. Clase de mecánica de 2h30, con desmontaje de cilindro incluido (3 veces), hasta dar con la avería: Segmento del pistón pegado...y deformado. Una vea cambiado, el motor arrancó, por fín. Intenté despegar, pero me tocó algo de viento de cola, que con algo de falta de potencia, hizo que me corriese toda la pista sin poder despegar. Unos 150 metros de carrera frenética, para gran regocijo de los asistentes. Definitívamente, el paramotor SI es un deporte (carreras locas, multiaventura por ríos, etc). Luego Pako me dejó su ROS100, en chasis de aluminio, ¡¡¡¡Vaya diferencia!!!!, con el que pude quitarme el "gusanillo".
Visto que no volaríamos más, recogimos y nos fuimos para casita. Elegí una ruta alternativa, pasando por Riglos y Loarre...una pena que hiciese algo de viento, porque me habría parado a terminar el finde con otro vuelete.


Pat

Podeis ver las fotos que Román ha puesto en: http://picasaweb.google.com/clubmolinillos/20070701VALDEECHO